domingo, 30 de septiembre de 2007

Chiquilín de Bachín

Chiquilín de Bachín
Letra de Horacio Ferrer interpretada por María Delia Lozupone
Colección 2 x 4, Tango para Pibes, Editorial Además

En mayo terminé de realizar este libro, que ya está a la venta en librerías.
El proyecto de la colección “2 x 4, Tango para Pibes” es una idea de Irene Singer, quien convocó a diversos artistas (Pablo Zweig, María Wernike, Eleonora Arroyo y yo en esta primer tirada) para que interpretáramos con imágenes y textos diversos tangos. El ejemplar incluye la letra original, la interpretación y una serie de tarjetas con la traducción del libro al portugués, inglés, italiano y francés.

De los tangos que seleccionó Irene elegí Chiquilín de Bachín, que tiene letra de Horacio Ferrer y música de Astor Piazzolla; ya que me encanta la pieza y estaba muy interesada en retratar la situación actual de un niño que trabaja en las calles de Buenos Aires. La tarea fue intensa, porque no es aquél chiquilín el de hoy; estuve buscando material sobre esta situación, leí notas y tuve la suerte de poder conocer y entrevistarme con Pablo Estévez, quien trabaja en el C.A.I.N.A. (Centro de Atención Integral a la Niñez y a la Adolescencia), que es un centro de día para chicos y chicas que trabajan, viven o deambulan en la calle.

Luego de mucho pensar y darle vueltas al asunto, decidí mostrar nueve momentos en la semana de un niño de ocho años aproximadamente, la situación inmediatamente anterior a su decisión de mudarse a la calle. Construí el relato con frases en primera persona pensadas o dichas por el protagonista e imágenes de su contexto cotidiano: la ciudad, su familia, sus amigos, sus deseos, sus necesidades. Las ilustraciones están realizadas con tinta china, la línea negra comida con birome de gel blanco favorece quizás cierta dureza y dramatismo, me resulta visualmente muy parecido al grabado; el color está resuelto como planos monocromáticos, cada doble tiene un color diferente.

A continuación posteo el tango, algunas dobles páginas del libro y por último fragmentos de charlas con niños y adolescentes realizadas en el C.A.I.N.A., publicadas en la revista "Chicos de la Calle".


Chiquilín de Bachín
Música: Astor Piazzolla
Letra: Horacio Ferrer

Por las noches, cara sucia
de angelito con bluyín,
vende rosas por las mesas
del boliche de Bachín.

Si la luna brilla
sobre la parrilla,
come luna y pan de hollín.

Cada día en su tristeza
que no quiere amanecer,
lo madruga un seis de enero
con la estrella del revés,
y tres reyes gatos
roban sus zapatos,
uno izquierdo y el otro ¡también!

Chiquilín,
dame un ramo de voz,
así salgo a vender
mis vergüenzas en flor.
Baléame con tres rosas
que duelan a cuenta
del hambre que no te entendí,
Chiquilín.

Cuando el sol pone a los pibes
delantales de aprender,
el aprende cuánto cero
le quedaba por saber.
Y a su madre mira,
yira que te yira,
pero no la quiere ver.

Cada aurora, en la basura,
con un pan y un tallarín,
se fabrica un barrilete
para irse ¡y sigue aquí!
Es un hombre extraño,
niño de mil años,
que por dentro le enreda el piolín.

Chiquilín,
dame un ramo de voz,
así salgo a vender
mis vergüenzas en flor.
Baléame con tres rosas
que duelan a cuenta
del hambre que no te entendí,
Chiquilín.






Imágenes de M. D. Lozupone, mayo de 2007

***

Fragmentos de charlas con niños y adolescentes realizadas en el C.A.I.N.A. , publicadas en la revista "Chicos de la Calle". Pueden ver los textos completos y también dibujos haciendo click aquí.

Mi mejor amiga se llama Verónica. Yo estaba con ella todos los días, antes. Porque era una amiga de cuando yo estaba en mi casa. Y me fui a la calle y no la vi más. Yo la extraño pero trato de no acordarme para no pasarla mal. Ahora a mí me gustaría verla pero me da cosa decirle que estoy en la calle.
(Viviana, 14, Once)

Era bueno, tenía quince años. Vivía en la calle. Tenía la re-guita porque trabajaba para Jorge Corona. Hacía publicidad en zancos para Jorge Corona. También para Cristian Castro. Dormía en la entrada del Gran Rex. Yo lo conocí porque le pedí a una chica para comprarme una hamburguesa y apareció él. Se dio cuenta de que yo no tenía casa igual que él. Me dio ropa que tenía en la mochila. Él tenía todo en la mochila. Me presentó a Jorge Corona.
(Pablo G, 11, Hogar Piedra Libre)

Lo peor de todo es el hambre. Se te pone toda la boca amarga. Es re-feo. Te agarra hambre y desesperación. Encontrás un pan duro y te lo comés. Si no te vas poniendo cada vez más flaquito, más flaquito y te morís con angustia, digamos.
(Damián, 12, Retiro)

El riesgo mayor es para los pibes chiquitos. Los pueden convencer, les pueden hacer la cabeza, y usarlos para la prostitución, para robar. Manipulearlos como quieran. Además los chicos no tiene límites cuando se drogan. Cruzan la calle sin ver porque están flasheando.
(Juan, 18, Irigoyen)

Yo leo para mí. Leí libros de piratas. Revistas. La revista "Caras". Me gustan las notas. Me la prestan y yo agarro y me voy a un lado tranquilo a leer. También leo carteles. Los veo ahí y me interesan. Me gusta leer. Lo que más me gustaría es leer libros, pero no tengo. Leyendo se aprende. Con los diarios, no. A mí me regalan "La Razón" y lo único que leo es el horóscopo.
(José M, 17, Once)

Yo leo revistas. Me siento y leo. A veces me las dan en la estación. Igual que los diarios. O si no las saco de la basura. Libros, no. No es que no me interese. Pero nadie me da y en la basura no se encuentran fácil.
(Jorge Alberto, 15, San Miguel)

Yo veía en un bar. En cualquiera. Y no tomaba nada. Me sentaba y veía. Yo veía cualquier cosa. La televisión me gusta toda. Menos las novelas. Tampoco me gustan los programas políticos. Y los programas para las mujeres. Lo que sí veo es "Campeones". Me iba a un bar a verlo. Pero lo que más me gusta es el cine. Películas de acción, de guerra, de karate. Y algunas para chicos, como "Tarzán". Ah, y me gustan los videos clips de música. Lo que nunca vi son películas con chicos como yo. Me gustaría.
(Rubén, 16, Hogar Piedralibre)

Yo veo en la casa de mis amigos. En los bares veo los partidos. Pero tenés que tomar algo. Lo que más me gustan son los documentales. Eso lo voy a ver a la casa de mis amigos. Al cine voy todos los miércoles. Hay un cine en Lavalle que me conocen y me dejan pasar. Lo que más me gustan son las de ciencia ficción, terror y las dramáticas. Voy con otros pibes. Si tengo que elegir, me gusta más el cine.
(Chino, 16, Once)

A veces estoy contento. Porque jodo, juego, voy al río. A veces me dan sánguches en la parrilla y yo me pongo contento. Estar feliz es como estar contento, como cuando uno se ríe. Yo en la calle la mayoría de las veces estoy contento. A veces, cuando estoy aburrido, estoy triste. Pero es porque ando solo. Pero ésas son pocas veces.
(Javier, 12 años)

Estar bien de salud. Poder estar acá, con los amigos. Ser libre. Cuando yo volví con mi familia, después de estar meses en la calle, fue una de las cosas más felices que me pasó. Pero después no funcionó. A la larga fue triste, me tuve que ir. Ahora mi felicidad más grande es ir al Parque de la Costa. Fue lo que más me hizo levantar el ánimo y me dio esperanzas. El Parque de la Costa es todo. Sabés el amor que te brindan. Bah, a mí me quieren los empleados. Yo tengo amigas que trabajan ahí. A mí hay empleados que hasta me pagan sánguches.
(Pablo, 14)

Andar en bicicleta. Jugar a la pelota, al básquet. Estar con los amigos. Con cualquiera. Que gane Boca. Ir al cine. Escuchar cumbia. Ver tele. Ver dibujitos. Ver Dragonball. Ah, y que me traten bien y me den de comer.
(Maxi, 10)